El cine coreano es «Hallyuwood»

«¿Hallyu… qué?» Bueno, empecemos por hablar sobre qué es el Hallyu (en hangul: 한류) y qué tiene que ver con el cine coreano. Una explicación más extensa merece un artículo aparte, pero te contamos que hallyu significa «ola coreana» y se refiere a la tremenda expansión cultural de Corea y su creciente fama.

Donde más evidente se ha hecho es en las series televisivas, conocidas como k-dramas o doramas y en la música, principalmente el k-pop (la «k» viene de Korea, por si te lo estabas preguntando).

La «ola coreana» va creciendo

El principal público del hallyu está en Corea del Sur mismo, siendo más del 50% de los consumidores. Pero en las últimas dos o tres décadas ha ido ganando tal popularidad en Occidente que plataformas como Netflix tienen categorías dedicadas a las series coreanas, y bandas de k-pop llegan a los primeros puestos en los rankings mundiales (de hecho, la banda BTS se llevó en el 2020 el premio Billboard al artista social favorito).

Pareja mirando cine coreano

A pesar de los logros televisivos y musicales, fue el cine coreano el que consagró a Corea del Sur como un gran productor en el mercado del entretenimiento.

Cuando en la entrega de Premios Óscar del 2020, la película Parásitos, de Bong Joon-ho, ganó el premio a la mejor película, el cine coreano recibió un reconocimiento histórico adicional: fue la primera película en idioma que no fuera inglés en recibir la codiciada estatuilla.

Algo especialmente destacable de este acontecimiento es que la industria del cine de Corea del Sur empezó a llamar la atención internacional hace bastante poco, recién a finales de la década de los noventa.

Un poco de historia del cine coreano

Tras décadas de estar bajo una dictadura militar, la democracia se estableció en Corea de Sur rápidamente entre 1987 y 1998, año en que se eligió como primer ministro a Kim Dae-jung, de corriente liberal. Bajo su mando, el país consiguió convertirse en una democracia. Por su labor en esa dirección y en la defensa de los derechos humanos, Kim Dae-jung recibió el premio Nobel de la paz en el año 2000.

Con la democracia, la industria cinematográfica de Corea del Sur empezó a obtener más oportunidades y mayor financiamiento y distribución a la vez que menos censura.

Cineastas que crecieron durante la dictadura militar consumían cine americano y películas coreanas más artísticas, y ellos llegaron a ser creadores de películas muy taquilleras. Algunos de estos directores son: Bong Joon-ho, Park Chan-wook, Kim Ji-woon y Lee Chang-dong.

Crearon películas con temática y argumentos propiamente coreanos que obtuvieron muy buena crítica y recaudaron mucho dinero.

La relación con Corea del Norte

Hasta entonces, durante la dictadura, el cine coreano tenía la obligación de representar a Corea del Norte de forma negativa, sin nada de compasión. Con eso se pretendía evitar la simpatía hacia el comunismo, lo cual constituía un crimen.

Con la relajación de las políticas de Corea del Sur y el empuje del presidente Kim Dae-jung, surgió una política exterior de cooperación con Corea del Norte que recibió el sobrenombre de “Política del Sol”. Funcionó entre 1998 y 2007 y favoreció mayor contacto político, empresarial, cultural y hasta reencuentros de familias.

Para muchos, el puntapié inicial del hallyu lo dio la película Shiri, un thriller de espías norcoreanos trabajando en Corea del Sur. Para otros, fue JSA: Joint Securuty Area, de Park Chan-wook, que también trata la relación entre las dos Coreas.

Esto abrió la puerta a que se pudiera explorar y conocer cómo era la vida de la gente del otro lado de la frontera, incluidos los soldados. Por eso la película JSA tuvo una aceptación tan grande.

En la década de los años noventa, la industria cinematográfica empezó a expandirse rápidamente y se comenzaron a explorar otros géneros aparte de thrillers, dramas y películas de terror. Surgieron las películas románticas y de comedia, como My Sassy Girl, del 2001, que tuvo su remake en Hollywood.

Busan, hogar de Hallyuwood

La ciudad portuaria de Busan (부산), que se pronuncia «pu:san», es la segunda en importancia de Corea del Sur. También es sede del Festival Internacional de Cine de Busan, que es de los más importantes de Asia.

Desde el 2011, este festival de cine tiene su propia sede permanente, el Busan Cinema Center, que incluye un teatro al aire libre con 4000 asientos, cuatro pantallas interiores bajo un techo cubierto de luces LED, archivo, salas de conferencia, etc.

Centro de cine coreano de Busan
El Busan Cinema Center

No queda ninguna duda de que el cine coreano se ha afianzado con fuerza. Busan es la capital del cine y, junto con Hollywood y Bollywood, Hallyuwood se ha convertido en uno de los pilares del cine mundial.

Con la creciente influencia de Corea del Sur en el mundo del espectáculo, hay cada vez más personas de todas las edades que se sienten atraídas a su cultura e idioma. Y qué decir de la deliciosa comida coreana. Aprender coreano, además, abre las puertas a muchas y fascinantes oportunidades.

En la academia de idiomas orientales Hanyu Chinese School, te ofrecemos clases personalizadas, acordes a tus intereses y necesidades. Desde la comodidad de tu casa y con profesores nativos y no nativos. Pide tu clase gratis individual o con tus amigos y ¡que empiece la diversión!

.

¿Interesante?

Inscríbete ahora en Hanyu Chinese School y empieza a aprender como nunca antes lo hiciste. ¿Quieres probar una clase gratis?

Deja un comentario