Chino para niños: aprender jugando

Es bien sabido que aprender un idioma extranjero beneficia a estudiantes de cualquier edad. Los niños que aprenden un segundo idioma logran comprender mejor el suyo propio, son más creativos y desarrollan más empatía. Y la creciente tendencia de clases de chino para niños confirma que cuanto más temprano comienzan, más rápido aprenden.

Si estás pensando en inscribir a tu hijo o hija en clases de chino, en este artículo te mostraremos qué beneficios recibirá.

7 beneficios de las clases de chino para niños

1. ¡Aprender chino es DIVERTIDO!

¿Qué les gusta a los niños? A los peques les encanta jugar, dibujar, pintar, cantar… Y afortunadamente, todas esas actividades deben estar presentes en las clases de chino. Veamos por qué.

Es un idioma tonal (tiene 4 tonos y uno neutro), así que la musicalidad está presente desde el principio. Las canciones y vídeos permiten que el niño adquiera los nuevos sonidos jugando y cantando.

Luego está la escritura. Mientras que a un adulto le puede asustar aprender a escribir los caracteres chinos, para los niños es tan entretenido como dibujar y pintar. ¡Ni decir lo tranquilitos que suelen estar mientras practican los diferentes trazos!

Y, finalmente, para ayudarles a incorporar el reconocimiento y la lectura de los caracteres, hay tantas actividades lúdicas que, si tiene un buen profesor, tu hijo nunca se aburrirá.

2. Es bueno para la mente

Las personas bilingües suelen tener un mayor contacto con el mundo que las rodea y congeniar mejor con gente de diferentes culturas. En el caso de los niños, sus habilidades comunicativas se expanden, su análisis de la información se agudiza y su conciencia social crece.

Además, la velocidad con la que puede aprender un idioma nuevo un niño es mayor que la de un adulto, que ya tiene la mente cargada con muchísimas más cosas. Y si se quiere añadir un tercer idioma o más, es mucho más sencillo para alguien bilingüe.

3. Ayuda a desarrollar el oído musical

Como mencionamos, el chino es un idioma tonal, así que las clases de chino para niños tienen esa ventaja adicional, de ayudarles a «afinar el oído». En chino mandarín, el tono juega un papel fundamental porque una palabra de una sola sílaba puede tener varios significados dependiendo de cómo se entona.

Gracias a ello, muchos estudiantes de chino hallan que su habilidad para cantar o para tocar música de oído mejora mucho.

Chino para niños en casa

4. Las estructuras gramaticales ayudan a la memoria

Los patrones que siguen las oraciones en chino son sencillas para un niño. Por ejemplo, la fórmula sujeto + verbo + objeto es la más usada y es la base de las oraciones. Así, la frase «Yo estudio chino» es: 我 (yo) 学 (estudiar) 中文 (idioma chino), «Wǒ xué zhōngwén».

Además, a diferencia de otros idiomas, aprender a contar es muy fácil una vez que conocen los números del 1 al 10. El proceso es muy lógico. Por ejemplo, 15 es 10 + 5: 十五 (shí wǔ), y 35 es 3 veces 10 + 5: 三十五 (sānshíwǔ).

También es fácil recordar los días de la semana y los meses: solo consisten en la expresión para «día» (周; zhōu) o «mes» (月; yuè) y el número que corresponda. Así, «lunes» es 周一 (zhōuyī) por tratarse del primer día de la semana, y «abril» es 四月 o 4月 (sìyuè) por tratarse del cuarto mes.

Los plurales son literalmente inexistentes en el idioma chino, y las conjugaciones verbales que tanto dolores de cabeza les dan a quienes aprenden español tampoco existen. Ya ves, ¡son todo buenas noticias!

5. Mejora el rendimiento escolar

Una ventaja de aprender chino es que, precisamente al tratarse de una materia difícil, hace que otras se vuelven más sencillas. Y al contribuir a usar otras partes del cerebro mejora el rendimiento del niño en la escuela, especialmente en las matemáticas.

Esto es así porque, a diferencia de otros idiomas, aprender a sumar es muy fácil una vez que conocen los números del 1 al 10. El proceso es muy lógico. Por ejemplo, 15 es 10 + 5: 十五 (shí wǔ), y 35 es 3 veces 10 + 5: 三十五 (sānshíwǔ).

6. Más oportunidades en el futuro

Si tus hijos comienzan a tomar clases de chino para niños desde pequeños (4 o 5 años, o incluso menos) muchas puertas se les abrirán en el futuro, no solo en sus estudios o puestos de trabajo sino en su interacción con otras personas. En el mundo hay más de 1.300 millones de hablantes nativos de chino, así que las oportunidades para practicar el idioma siempre abundarán.

Además, China es una potencia económica en continuo crecimiento y ofrece muchas oportunidades comerciales para alguien que habla el idioma. Los niños que aprenden chino hoy se están preparando para aprovechar estas oportunidades en el futuro.

7. Puede ser una actividad para hacer en familia

¿Lo habías pensado? Aunque no tengas la facilidad de tus hijos, si haces el esfuerzo por aprender chino también podrás obtener los beneficios que mencionamos y otros más.

Aunque tomen clases separadas, tus hijos sentirán que no están solos en la tarea, lo que les dará más confianza. Aprender Chino en familia es una forma divertida de pasar tiempo con ellos. Pueden verlo como un juego, poniendo etiquetas por toda la casa con los nombres de las cosas y practicar frases juntos.

Ten por seguro que te corregirán todo lo que hagas mal, pero también serán de gran ayuda. Los niños pueden ser excelentes maestros. Y si algún día la familia viaja a China, todos disfrutarán más la experiencia.

No hay duda de que cada vez son más los padres que ven en las clases de chino una apuesta segura y beneficiosa para sus pequeños.

En la academia de idiomas orientales Hanyu Chinese School tenemos cursos dirigidos especialmente a los más pequeños, con material propio y profesores excelentes con los que padres y niños se sienten muy a gusto. Y también tenemos cursos para adultos, según el tiempo del que dispongan y las circunstancias que tengan.

Ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de despejar todas tus dudas. ¡Recuerda preguntar por tu clase gratis!

.

¿Interesante?

Inscríbete ahora en Hanyu Chinese School y empieza a aprender como nunca antes lo hiciste. ¿Quieres probar una clase gratis?

Deja un comentario